Seguidores

domingo, 27 de enero de 2019

CON AGÓNICO VACÍO

Estimada compañera,
sí, aunque abandonada te tengo.
Vamos unidas en este viaje.
Una sin la otra no somos.
Me arrastro. Me esfuerzo por no dejarme vencer.
Fallan las fuerzas, el deseo, la esperanza, ...
Falla el entusiasmo, la armonía, la alegría.
Aun así continuamos. Aunque sea de tarde en tarde.
Te tienes a ti, dependes de ti. Y mejor no dependas de nadie más. Ése era tu objetivo a no ser que lo hayas abandonado.

Quizás sea ese el logro, el saber que te tienes aunque no estés del todo fuerte.
Saber que tú misma, y nadie más, eres dueña de tu vida. O tratas de hacerlo.
Dueña dueña, como que no. 
Es muy fácil que se te diga que eres dueña de tu vida; aunque sí en gran medida, pero no en su totalidad. No eres dueña de la aceptación o rechazo que se te haga, del ninguneo, o de la soberbia mostrada.
Sí eres dueña de reaccionar ante el aislamiento hallado. 
El cielo, mirar las nubes, el cielo infinito; pensar en aquello que te aleje de la agonía, del sentimiento de abandono de la vida.

Existes. Aunque no te guste, existes. Y en tanto existes puedes o abandonarte y no aprovechar cuanto existe y hay ante ti; o aprovechar cada instante que se te da.

Difícil es continuar en un universo del que formas parte y en el que se te ignora la mayor parte de las veces.

Pero continuaremos este pesado camino. Aunque solo sea simplemente dejándonos llevar por el destino, si es que existe un destino.

Me cuesta. Apenas sin fuerza, sin ánimo. ¿Valdrá la pena su final?
A pesar de que en mi maleta hay solo lo imprescindible se hace pesada y muy difícil de llevar; pero nada puedo dejar que no deba venir conmigo.

En muchísimas ocasiones dejo mi responsabilidad de adulta, paso a ser una adolescente, alguien sin madurez, que espera por esperar y que nada espera lograr. 
Desearía poder llenar este corazón tan vacío, sentir que existe algún sentimiento que vaga la pena.

Pasa que el tiempo pasa demasiado rápido y demasiado lento el logro de mi corazón por dejar su agónico vacío.


Rosa Mª Villalta Ballester.



sábado, 12 de enero de 2019

LENTAMENTE



No sé si soy vosotros, ángeles,
o la decisión que tengo yo.
No sé si helado es el clima,
o helado dejo el tiempo su pasar.
No sé so estoy segura de qué hago,
pero sí de no dejar el ahora congelado.

Así retomo mi camino, sin saber con certeza quién me acompaña ni qué mundo vivo.
Así deseo no congelar mi presente y alimentar la calidez para una armonía deseada.
No deseo tener relación alguna. Deseo sentir que mi presencia no es como una fantasía, como un fantasma que nadie ni aprecia ni brilla.

Siento que voy demasiado lenta, que me detengo en numerosas y cuantiosas ocasiones; quisiera aprovechar cada instante, cada segundo, que escapan de mis acciones, que no son decisión mía.

Ahora, tal vez, en el camino, aprecie verdaderamente la soledad, que ya he notado. Quizás el universo me quiera demostrar que ése es mi destino; que estoy hecha para no tener relación alguna.

Ahora, con más calma, me veo reflejada en el universo tormentoso y repleto de truenos y rayos, de tempestades y arrasares.
Sin embargo, ¿por qué tras las tempestades hay ciertos períodos de calma, por qué hay luz y en mi camino, no consigo vislumbrarla?

Tras muchísimos años de cuestionamiento, comprendo que cada cual ha de soportar su propia cruz y destino.

Y cuanto más me revele contra ese destino, mayor será la resistencia a vivir su día a día, el ahora, el minuto que se me presenta.

Pero es la vida misma supongo, un camino que nadie decide, que se presenta y que hay que ir. 

Nada hay que nos detenga
excepto la muerte o violencia;
imaginar no es costoso
y proporciona ilusión y esperanza.
Allá donde llegue, comenzaré;
pues empezar nuevo día,
es terminar el que ya pasó.

Rosa Mª Villalta Ballester

domingo, 6 de enero de 2019

PASO A PASO



(Imagen tomada de la red)

Caminar es fortaleza,
ahora en soledad,
me da fortaleza.
Mientras camino hablo,
río, lloro, siento, ...
Y todo ... caminando.
Caminar es deseo,
es fuego, es momento.
Cada paso en un anhelo,
o un fracaso o un sueño.
Y caminos nunca faltan.
Hay para elegir o seguir.
Los hay sombríos o iluminados.
Caminar en compañía de la luna,
con el único deseo de abrazarla.
Con el deseo de ser abrazada.
Caminar no es llegar a,
es estar, es continuar;
es no parar para no llegar;
es auxilio y es esfuerzo.




Hacía días que no emprendía camino. Estaba y estoy agotada. Pero tanto tiempo en el mismo sitio ha conseguido que me dé cuenta que la vida no es parar pues la vida es tiempo que acontece, que pasa y que, mientras no se detenga, tampoco tengo que pararla.
Sí, dolor, cansancio, pesadez.
Nada hay como ir contra corriente. Nadie puede caminar por ti. Si alguien te empujara a hacerlo, ya dejarías de ser tú.

Este es tu viaje, y no has llegado a ningún sitio porque no quieres llegar a ningún sitio. Y mientras sientas esa pasividad, inactividad, ..., tanto mayor la sentirás.

Caminar es la vida,

la vida es continuar,
a pesar de su dificultad.
A veces, con paso lento;
otras, a gran velocidad,
Y no eliges correr,
correr, correr, ...
¿Qué necesidad hay?
Ya lo hace el tiempo,
no se da marcha atrás.

Caminar es mirar,
estar atento y con interés.
Caminar es no mirar atrás,
y elegir cuando haya variedad.

Y es así como comienzo mi año nuevo, caminando. Y decidiendo. El dejarte llevar es decidir aunque no sea la mejor forma de ser una misma. Creo que ser una misma supone decisión propia, firmeza y confianza.

Aunque no tenga ganas, voy a seguir mi viaje.

Sólo echo de menos no estar al lado de la luna. Esa luna blanca y serena, esa oscuridad que con su compañía, hace un maravilloso e intenso estar.


Rosa Mª Villalta Ballester.