Seguidores

miércoles, 24 de julio de 2019

CARTA ABSURDA


(Imagen tomada de la red)

A ti, soledad y aislamiento inoportuno,
siempre me has acompañado y siempre lo harás; y eso que te he sentido y siento aun estando en compañía.
Es difícil describir qué se siente ante tan prolongado estar; ante la incomodidad de ausencia de comunicación; ante no poder contar con alguien que te haga sentir parte de esta humanidad.
Es desagradable tu perenne presencia, sentir que estás, que eres un ser humano pero nada más; es nada adecuado saberte a ti mismo día a día, momento a momento, pues no es algo elegido. Aunque también es saludable dejar ir, no imponer, apartarse cuando sientes que no eres aceptado.
Aprendes a estar a solas, lo asumes, hasta llegas a pensar que es la mejor manera de estar; pero hay algo que no se puede controlar y son las sensaciones, que desatan ira, envidia, celos, ..., deseo. Y continúas en ese tu aislamiento nada elegido. Y choca inmensamente con la realidad que tienes. 
Y sientes, y deseas, y nada puedes hacer al respecto.
Y mejor no pensar pues tan solo puedes percibir que eres un ser extraño, raro, que no eres de este planeta. Pero estás. Y eres. Y sientes. Y deseas.
Y te disfrazas para un trabajo realizar con personas con las que estar. Personas que simplemente saludan y con las que intercambias lo justo que el trabajo conlleva.
Y vuelves a casa. Y sientes el vacío de un ser que solo es. Y te preguntas sin encontrar respuestas. Y piensas, sientes, deseas ...
Es un estar absurdo, un pasar; igual te sumerges con una novela, una noticia, un poema, ..., letras, ...; tal vez música; pero no una persona que te abrace, una boca que te bese, unos dedos que te sacien tanta sensación.

Absurdo, pasar sin rastro dejar; absurdo sentir que existes pero no vives. Existir, que no vivir; callar que no ignorar; asumir que no aceptar.

Rosa Mª Villalta Ballester

9 comentarios:

  1. No tan absurdo cuando
    la soledad es fiel a pesar
    de dar vida a esa realidad.

    Un placer.

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches ,un placer verte por mi blog,hoy hace un calor tremendo yo no tenía ganas de salir ahora de la sala...bueno un abrazo fuerte
    Marina

    ResponderEliminar
  3. Opino como A. Javier, a veces es preferible fidelidad que compañía, aunque la fidelidad te la proporcione la soledad...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Opino como Javier, la soledad es fiel y siempre está ahí.. me duele leer tan tristeza, pero se de lo que hablas porque también lo he vivido y a veces es muy duro sentirse en esa soledad... hay que salir de ella para no caer en ese círculo vicioso que aveces nos atrapa de tal manera que no nos damos cuenta que hay vida fuera.
    Miles de besos con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  5. Una carta triste que me llega al alma. Yo aprendí a vivir con la soledad. Te dejo saludos amiga.

    ResponderEliminar
  6. La soledad cuando no es consentida se nos vuelve en contra y lo peor de todo es que no sepamos sacar el mejor provecho de ella, ya que queramos o no, ella estará siempre presente acompañándonos a lo largo y ancho de nuestra existencia. Por consiguiente lo mejor es aceptarla y aprender a valorarla.
    Hay ocasiones en las que estando acompañado/a nos sentimos solos y eso si que es un drama, porque no se trata de estar con alguien, sino de sentirse bien con uno mismo, ese es el mejor logro. Después cuando aprendemos a estar bien con nosotros mismos es cuando podemos compartir soledades con otros y no depender de su compañía.

    ¡Ojalá pueda haberte aportado un rayito de luz entre tanta tiniebla!

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  7. En esa soledad acabaremos todos... y eso en el mejor de los casos.

    ResponderEliminar
  8. La presencia de las ausencias, la multitudinaria soledad... Las paradojas, amiga. La vida y sólo la vida.

    Ningún absurdo. Tu carta me conmueve, me hace pensar.

    Abrazo hasta allá.

    ResponderEliminar
  9. La comunicación entre humanos a veces se torna complicado pero tal vez sea la única manera de salir de la soledad.

    Besos.

    ResponderEliminar