Seguidores

sábado, 31 de agosto de 2019

SIN PRETENDERLO




(imagen de la red)

El la deseaba con fuego y con premura;
ella parecía no interesarse, fría, distante.
Se fue acercando hasta posarse tras suyo
marcando su paquete y moviéndolo lento;
ella, que parecía no desearlo en ese instante,
sin volverse con sus manos envolvió su pene
masajeándolo y sintiendo su gran dureza,
sin resistirse a separarse, pegando su cuerpo.
El fue pasando su lengua por su cuello
mientras ella lo movía cada vez más rápido,
sin resistirse a liberar su ya ahogado falo,
que salió caliente a sus cálidas manos,
mientras posando hacia atrás su cabeza,
dejaba que su lengua humedeciera su ser
que no se resistía, que se dejaba ya ver,
mientras le quitaba el molesto sujetador
dejado sus pechos ardientes a flor de piel
masajeándolos todavia tras ella, pegado,
sintiendo ese su miembro duro y erecto
que de inmediato puso dentro de su boca,
agachada mientras él le agarraba su pelo,
y ella lo metía y sacaba enloqueciéndole.
No resistió más al ver sus tiesos pezones,
que, entre sus dientes, posaba, mordía,
mamando como cual bebé busca placer
llenando su boca, encendiendo su deseo,
mientras metía sus dedos en su vagina,
que casi al instante mojaba y lubrificaba
no pudiendo parar a probar la humedad
que sus labios vaginales le provocaban.
Así ella se retorcía y trababa de callar
pero sus gemidos, prueba de su éxtasis,
provocaban en él su cada vez más sed,
y su miembro, cada vez aun más duro,
provocaba meterlo en su boca otra vez.
Ambos se lamían sus caprichosos sexos
bebiéndose, relamiéndose, saboreándose, 
y él no pudo resistir metérsela, sacársela,
esa vagina jugosa, excitante, provocadora,
donde jugar en ese escondite tan ardiente,
mientras ella la empujaba completamente
y masajeaba sus testículos intensamente
y él mordía sus pezones, locura absoluta,
hasta que su caliente esperma mezclado
con el flujo vaginal besado por sus labios.
Ella, que parecía no desear ese momento,
con su ardiente cuerpo se corrió con él;
y él disfrutó de la excitante experiencia
de provocar en ella un intenso orgasmo.


Rosa Mª Villalta Ballester.

viernes, 30 de agosto de 2019

PROVOCACION


(imagen de la red)


Sus dedos no cesaban de estimular su clítoris,
mientras sus pechos gritaban por ser tocados,
mientras su cuerpo se arqueaba y estiraba,
así como sus pezones erectos arriba invocaban.
Tal vez en una fantasía estimulante se hallaba
pues su boca parecía comerse completo un falo
sacando y metiendo sus dedos por esa vagina
que bien lubrificada y estimulada se hallaba
mientras se abría y cerraba, se abría y cerraba.
Sintiendo fuego, deseando hielo, salivando,
hielo en clítoris y en los pezones tan tiesos,
gimiendo, salivando, lamiendo, provocando,
mientras él la observa sin poder esperar ya
con su pene ya bien lleno, la vagina mojada,
ambas manos llevados a los sexos opuestos
metiendo y sacando ese falo en su boca,
lamiendo con lengua el caldo de la vagina
sin poder parar hasta el deseado orgasmo,
que deja el deseo en un sueño ya alcanzado.

Rosa Mª Villalta Ballester


miércoles, 28 de agosto de 2019

AUNQUE NO LO ADMITÍA



(imagen de mi autoría: jardines de Peterhof San Petersburgo)

Y aunque no quería, he vuelto a pasar un nuevo verano. Y aunque no lo planeé, he estado visitando un lugar lejano a donde me hallo.
Y es así como van pasando las estaciones, los años, los momentos.
Es así cómo se siente angustia, alegría, tristeza, calor humano o rechazo. Y quizás haya oportunidades para aprovechar que no realizamos por estar inmersos en un pensar, en un esperar a que algo cambie sin saber concretamente qué y sin hacer nada.

Y así van pasando los años, las circunstancias, los temores, las dichas y las penas. Y vuelta de nuevo a otro septiembre donde se comienza otro nuevo ciclo, ya sea curso escolar, trabajo, relación, ...
Vivimos tan inmersos en la rutina que no nos damos la oportunidad de hacer algo diferente que nos permita una percepción, un sentir, un pensar diferente hasta ahora. 

Y así, estoy de nuevo angustiada ante el inicio de un nuevo curso, como cada año, como tras cada período vacacional. Y de nuevo, como si de un colegial se tratara, siento la angustia y el desespero ante la entrada a un nuevo lugar de trabajo. Y, de nuevo, angustia de sentirme incapaz, de tener que relacionarme con personas, de pasar de un larga temporada estival a la obligación de tener que cumplir y presentar cosas en un determinado momento.

Y aunque no quería, he cumplido un año más simplemente pasando, existiendo, admitiendo, asumiendo. 

Y aunque no lo admitía, reconozco que el verdadero problema, el fondo de todo no es la rutina, ni la vuelta a ella. Es algo mucho más profundo y nuclear como la inseguridad, el miedo, la desconfianza, esos pilares, que si ceden y no existen,  hacen la vida del ser humano un verdadero infierno.

Aunque no lo admitía, me equivoqué con el paso de tiempo; ahora admito mi error para no pasar en vano el tiempo.


Rosa Mª Villalta Ballester

martes, 27 de agosto de 2019

CARTA A LA EDAD




(imagen de mi autoría)


A ti, edad, me dirijo,
tú que cuanto más grande, se supone más sabiduría.
¡Alegría de nacer, de despertar una nueva vida! Entonces, nada se siente; o, al menos, no se recuerda. O, tal vez, intercede más adelante.
¡Dichosa buena niñez que goza de aquello que proporciona bienestar! ¡Ay de la infancia en que la desgracia acompaña! 
Tras la niñez, una adolescencia puede que aprovechada o no, vivida o no al máximo, pues etapa que pasa rápido, aunque parezca que la adolescencia se tiene siempre.
Y esa juventud en la que se prueba, se experimenta, se asientan los valores de lo que pasará a ese ser adulto, etapa más calmada, sosegada, donde se experimenta, se vive de una manera muy diferente a las anteriores.
Y esa vejez que puede ser agradable o no, según las circunstancias.

Edades diferentes, circunstancias que marcan decisiones, sentires, pensares.

Edades deseosas, deseadas, rechazadas, ignoradas. Edad inolvidable, que marca una etapa; que se ignora, se olvida, por dejar una marca de dolor, de angustia, de temor. 

Edad que no puede ignorarse, que ha de admitirse, asumirse, conocerse. Que se abre paso.

A ti, edad, te dedico esta carta porque no se te puede cambiar.

Rosa Mª Villalta Ballester

IRRESISTIBLE REGALO DE LA VIDA



(imagen de la red)

Quizás sea la edad,
quizás la melancolía, la duda;
quizás necesidad, locura;
tal vez embriaguez, descenso;
quizás la sangre que corre,
esos pechos que tanto dicen,
ese vibrar que tanto clama,
ese fuego que arde en deseo,
que despierta intenso sexo,
que hace arquear gimiendo
que se funde en su orgasmo
libera, juega, desarma, llega,
infinita y sensual plenitud
irresistible regalo de la vida.

Rosa Mª Villalta Ballester

domingo, 25 de agosto de 2019

DESEO



(imagen de la red)

¿Qué pecado puede existir
al desear al placer llegar,
al fantasear con esas manos
que a mis pezones pellizcan
mi vulva tiembla y lubrifica
posesa y atada de locura,
mientras acaricio un pene
que mi humedad enloquece
y se funden en un abrazo
ambos sexos acoplados?
¿Qué pecado puede existir
al poner erecto un falo
que necesita ser liberado,
lamerlo y provocarlo?
¿Qué pecado puede existir
por saborear el jugo sexual
hallar un sentido orgasmo
jugar, penetrar, acariciar,
vibrar, contraerse, sanar?
¿Qué pecado puede existir
si el sexo no es forzado
si el placer es buscado
y, jugando, es encontrado?

Rosa Mª Villalta Ballester

ME QUEDA


(imagen de mi autoría)

Me queda dejar de esperar
aprovechar el momento sin más,
plantar y regar nuevos sentimientos
dejar el pensar que arruina vivir
forzar la alegría hasta sus raíces
hacer, para a la debilidad detener.

Me queda sonreír y agradecer
sentir cuanto bueno me acompaña
si del insuficiente valor se empaña
mirar a quienes la desgracia pasar
y sentir latir el corazón su compás.

Me queda el amor por ofrecer
la salud que conmigo se abraza
la tristeza cuya alegría necesita
el tiempo que dejo y que pruebo
la expresión escrita de la vida.

Rosa Mª Villalta Ballester

sábado, 24 de agosto de 2019

AGOSTO



(fotografia de mi autoría)

Agosto es testigo de mi ausencia,
las calles descansan, casi desiertas.
No hay prisas, ni salidas ni entradas;
allá donde voy, sin esperas estoy.
Ya se derrite este incesante verano
ya se puede recordar cómo inició.
Y la vida continúa, con otra estación,
con otros deseos o insatisfacción.
Agosto quema sus últimos cartuchos
y yo mis últimas horas de una etapa
que cierro para pasar otra página
en esta vida que todavía me abraza.


Rosa Mª Villalta Ballester.




.. Y ASÍ



(imagen de la red)


Y así pasan los días,
y así es aire es mi aliado.
Las nubes grises escampan,
las sendas así se embarran.
El sol se ha tornado gris
quema la hermosa esperanza
donde no habita el deseo,
allí donde la nada aguarda.
Y así llegará el último suspiro
tratando al placer como llama
sintiendo los intensos latidos
liberando el cuerpo su sentir
dejando al orgasmo existir.
Y así se renueva el deseo,
y así se detiene el lamento;
así tormenta y placer se besan,
así, la pasión, su fundamento.

Rosa Mª Villalta Ballester

viernes, 23 de agosto de 2019

OTRO AMANECER

He tenido que realizar una parada en este mi viaje. Necesito pensar en cómo continuar cuando lo único que deseo y necesito es desaparecer.  Cada momento me siento no pertenecer a ninguna parte, simplemente dejo pasar mis días porque existo.
Nada me lleva a sentir que formo parte de, solo la tristeza y la soledad me acompañan y las palabras superfluas me dañan.

Intento e intento sin ninguna recompensa. Otro nuevo amanecer y otro día que soportar.
El vacío me pesa, la indiferencia y la ausencia de compañía se hacen una pesada carga insoportable.

Ojalá pudiera cambiar este sentir, este pensar.

Ojalá pudiera dejar de existir ya.

Rosa M. Villalta Ballester.

SIN DECIR NADA



(imagen de la red)


Secreto deseo inconfesable
que busca más allá de la piel;
sensación que fluye excitante
vibración intensa incesante
fuego que arde, que evoca,
que contrae, que provoca.
Y sin saber en qué momento,
un frío recorre inquebrantable
contracturas irrefrenables, 
locura que lleva al desenfreno
y más allá, un lejano más allá,
donde flotar en medio de nada,
sin palabra, dejándose llevar.

Rosa Mª Villalta Ballester

jueves, 22 de agosto de 2019

TESTIGO



(imagen de la red)

Con la luna acercando esos labios
y esos dedos los pezones tocando
y nuestros sexos buscándose
y la blanca luna abrazándonos
vibrando toda yo sin descanso
haciendo de la noche un suspiro
acariciando el placer sin pedirlo,
pasión que aprovecha ocasión
sentir ese orgasmo incontrolado
y la luna testigo mudo mirando.

Rosa Mª Villalta Ballester

miércoles, 21 de agosto de 2019

DE REGRESO

Muchas gracias a tod@s por vuestras palabras.
Regresé ayer noche. Lo que vi me ha fascinado. De hecho, me encantaría poder volver. Otra cosa son las personas que me han rodeado.

Me siento bastante hundida y muy harta. Sé que no me queda otra que aceptar la realidad aunque no me guste nada.

Intentaré ponerme al día aquí en cuanto me sienta algo mejor. No sé cómo voy a llevar un presente que aborrezco y que no me es grato.
He intentado e intento ponerme una venda en los ojos para continuar; pero, francamente, me resulta un verdaderamente difícil.

Gracias a tod@s por vuestra compañía.

Saludos.

martes, 13 de agosto de 2019

ME AUSENTO UNA SEMANA

Hola estimad@s bloguer@s,
voy a estar esta semana ausente.
Necesito nunca mejor dicho volar, escaparme y mañana a temprano salgo a Moscú y San Petersburgo. No lo hago por placer, pues mucho me cuesta salir; sin embargo, es tanta la necesidad que tengo de escapar, de huir, que me sorprende a mí misma. 

Ya ni me preocupa el pasarlo o no bien; solo deseo escapar de esta situación que me corroe por momentos e intentar hacer algo diferente fuera de este espacio.
Hoy no he estado por aquí por lo que os pido disculpas por no comentar ni estar en vuestros espacios.

El próximo jueves ya estaré de nuevo.
Ahora voy a acostarme pues mañana tengo que madrugar.

En este mi viaje que comencé, estoy realizando muchos cambios; cambios que me ayudan a continuar. Y cambios que preciso tener y que no puedo conseguir si continúo en el lugar que me encuentro. Y tampoco puedo irme sin sentir la culpabilidad que me acompaña.

En fin, ahora voy a dormir. Mañana me espera día de avión.

Saludos.

domingo, 11 de agosto de 2019

DESENMASCARADA LOCURA




(imagen de la red)

Un roce, la piel se enciende.
Un pene que todo lo quiere
unos pechos que lo abrazan
dos cuerpos se aproximan
dos mentes que se disuelven
unas manos en lo deseado.
un gemido, mas que necesario.

Una vagina que pide y grita
cuyos labios besan y se excitan;
esos dedos que al escroto invitan
a dejar esa monótona rutina
haciéndole sentir pura energía.

Y una lengua que bien procura
llenar de placer y desatar locura
por una vagina que ahora se moja
y un clítoris que a gritar invoca
y esas manos que atraen el falo
y acariciándolo lo llevan a la boca;
ese placer que ambos sienten
y que invitan a correrse sin demora.

Bien lubricada la excitada vagina
deseoso va hacia a su puerta el falo
que se introduce suavemente
volviendo de nuevo a la húmeda boca
que, abierta, lo espera salivando.

Ya nada detiene al orgasmo llegar
con el semen sobre sus pechos
que acarician el pene en libertad
y con la vagina bien mojada
fluyendo todo, mezclándose todo,
dejándose llevar por el ahora remanso.

Rosa Mª Villalta Ballester


SOLITUD




(imagen de la red)

Lejos de encontrarme en compañía,
me siento completamente en soledad.
Cerca de hallar en mí la soledad,
encuentro a esa compañera ideal.
La soledad mi mejor y fiel amiga
la que ni me falla ni se enfada.

Rosa Mª Villalta Ballester

sábado, 10 de agosto de 2019

CONTRARIEDAD




De la misma manera que se tiene miedo
la valentía temerosamente lo derrota .
Y de la misma manera que se sabe la verdad
la mentira verdaderamente se ignora.

Rosa Mª Villalta Ballester

viernes, 9 de agosto de 2019

ABRAZADOS POR EL AMOR




(imagen de la red)


Miramos juntos el horizonte
entrelazando nuestras manos
aunque solo sea un instante
de aquellos sueños robados.
Una pequeña y tímida sonrisa
parece desea acompañarnos
aquella que un día se perdió
y que finalmente nos separó.
Y tras el transcurrir los años
sin palabras nos comunicamos
como cuando antaño hicimos
como cuando ahora logramos.
Y así son las cosas de la vida
cada cual ha hecho su camino,
el que deseamos hacer juntos,
porque estábamos enamorados.
Y nuestro amor fue verdadero
y ya han pasado muchos años;
pero nuestras lágrimas delatan
el amor que a los dos abraza.

Rosa Mª Villalta Ballester

jueves, 8 de agosto de 2019

SIN UNA SOLA PALABRA


(imagen de la red)


Ni una sola palabra, solo miradas;
los dedos suaves rozan su hombros
llevando ella su cabeza hacia atrás
mientras sus manos en su mejillas
le acarician sin dejarse de mirar.
Sin una palabra, solo sus miradas;
dejando atrás la música romántica
escuchando sus cuerpos encendidos
y dejándose llevar por el instinto.
Suaves roces y gemidos  aceleran
el pulso ahora nada acompasado
él haciendo honor a esos pechos
que juegan haciendo agua su boca
mientras cambiando de postura
ella acaricia su falo con las manos
y él su cálida y húmeda vagina.
Sin una palabra, ahora sin mirarse
van con la boca húmeda, cálida,
ella con un eréctil pene excitado
él con su lengua saliendo entrando
y ambos con un rápido cambiar
buscan otra postura, otro estar
ahora ella se pone en cuadrupedia
mostrando su ano para penetrar
él no duda y ella bien le empuja
y ambos gritan y sudan sin parar
él saca y mete insistentemente
y nada dicen, gritan, gimen, sí,
hasta que ambos con su orgasmo
pasan a un silencio acompasado.

Rosa Mª Villalta Ballester


DIEZ ACIERTOS



















(imagen de la red)


Uno. Deja al cuerpo libertad
Dos. Acaríciate y déjate llevar.
Tres. No busques el orgasmo, ya llegará.
Cuatro. Vive tus sensaciones, te sorprenderán.
Cinco. Prueba cosas nuevas, ¡te encantará!
Seis. Jugar es ideal, ¡nunca es momento de acabar!
Siete. Prohibido pensar. Nada de razonar.
Ocho. Fantasear ayuda a encontrar.
Nueve. Siente calidez y frialdad. No es enfermedad.
Diez. Y ¡olvida todo! ¡vuela, fluye, libera!

Rosa Mª Villalta Ballester

ASÍ SE LE FUE SU TRISTEZA



(imagen de la red)


Tan triste y hundida se encontraba
que buscó el placer que ni deseaba
y halló algo tan hermoso y bello
que dejó su tristeza en el recuerdo.

Rosa Mª Villalta Ballester

¡ADIÓS, TRISTEZA!



(imagen de la red)

Viendo la televisión llorando
estaba ella sensible y herida
nada sentía por esa vida
que había estado soñando.
Sentía mucha ira y envidia
viendo a dos enamorados
mas su cuerpo le decía
que le hiciera mucho caso.
Cerró los ojos para dormir
mas sin abrirlos su sentir
que sus manos con decisión
tocaban sus cargados pechos
cuyos pezones le saludaron.
Sin abrir los ojos no cesó
porque sin dejar de tocarlos
parecía grande su excitación..
Se desnudó rápida completa 
le faltaba aire, fuego sobraba,
así estaba ella toda excitada.
Sin abrir ojos se puso a llorar
pero sus manos iban más allá
estremeciéndose toda ella
mientras su piel ella rozaba.
Su pubis arriba y abajo movía
parecía como que ya acabaría.
Y con sus dedos juguetones 
o dominados por su calentura
fueron delicados rozando
su ya cálida y mojada vagina
sintiendo al final ese orgasmo
que le devolvió a la realidad
pero que en estos momentos
fueron una auténtica libertad.


Rosa Mª Villalta Ballester




miércoles, 7 de agosto de 2019

ESE SER EXTRAÑO


(imagen de la red)


Soy alguien que camina sin parar
que dejó caminos sin huellas dejar
que miraba el horizonte sin pensar
que dejábase llevar como velero en el mar.
Soy persona que crece aprendiendo
que todavía lecciones ha de aprender
que aprende por los golpes de la vida
que no aprende lo que la vida le esconde.
Soy humana que en su corazón siente
que puede entender o no la realidad
que ha hecho o hará mal sin voluntad
que existe en este espacioso mundo
pero no siente pertenecer a ningún grupo.
Soy ese alguien, persona y humana
que en este planeta existe y está
pero como un bicho raro de la vida
que existe simplemente para estar.


Rosa Mª Villalta Ballester


martes, 6 de agosto de 2019

INSTINTO



(imagen de la red)

Que nadie me detenga en mi sensación
que soy libre y nada quiero sino ser yo
que a nadie preciso a nadie reclamo
pues ni quiero poseer ni que me posean
tan solo mi sentir es mi mayor posesión
ése que nadie puede arrebatarme
ése que me cambia por un solo instante.
Que nadie me detenga en mi deseo
para poder apagar el fuego que llevo
para saciar la sed de placer que tengo
para olvidar el dolor que tanto siento.
Ya no hay prejuicio ni tabú alguno
que tantas veces me ha recriminado.
Ya no existe ni culpa ni pecado
creencia obsoleta de algo tan necesario.
Ahora me alimento del erotismo iluminado
sacio la sed de placer tantas veces dejado
hago caso del instinto tan natural e innato
que cura heridas y aleja tristeza y llanto.
Ahora soy ese animal instintivo y salvaje 
libre de cualquier razón y lógica,
aquel ser que escondido por temor y culpa
sale de su refugio y deja libre su atadura.

Rosa Mª Villalta Ballester

PECES



¡Cómo me gusta mirar los peces
con su serenidad y vitalidad
aleteando, respirando por sus branquias
alejados de los ruidos fuera del agua!
Sin que les diga ni me digan
tan solo admirando su tranquilidad.
Por un momento soy pez que nada
un pez que no sabe qué hago mirando
Y mirando el pez que todo extraña,
una lágrima que jamás en él caerá.

Rosa Mª Villalta Ballester.

lunes, 5 de agosto de 2019

A MI QUERIDA VALENCIA



(Un paseo por la playa. Joaquin Sorolla)

Muchas veces el desespero
me hace desear de mi Valencia huir
a otro lugar fresco, lejos del mar,
ése en que Blasco Ibáñez y Sorolla
dejaron con su pluma y pincel fluir
y que Enric Valor con sus Rondallas
la vida de los pueblos nos dejó sentir.
A esa mi tan querida Albufera
con su fauna, flora y su transcurrir
esos arrozales que junto a ella
hacen el deleite de una buena paella.
A este clima que se puede envidiar
donde el invierno no hace tiritar,
donde el sol es su mejor aliado
el mal tiempo pocas veces hallado
con el sudor de la humedad pegado.
A mi Valencia alegre y festera
la de las Fallas, mascletà y pólvora
la de las bandas de música 
la de naranjos, azahar y huerta.
Muchas veces el desespero
me hace desear de mi Valencia huir
entonces entiendo por completo
que mi lugar no es otro que aquí.


Rosa Mª Villalta Ballester


ESE INSTANTE


(imagen de la red)


Por un momento, detengo el pensar;
dejo de tener, de poseer, de creer;
ni espero, ni persigo, ni pretendo;
y me convierto en el frío del invierno,
en suave y delicada brisa primaveral,
en el otoño que tras un estío seco,
deja al aire sus secas hojas arrastrar.
Por un momento soy intenso son
que tras delicado rozar de su piel
baila cual inesperado movimiento
dejando libre albedrío al pensamiento
sin escuchar la más mínima razón.
Por un momento ni siquiera soy yo
quien continúa este instante divino
ni soy dueña de este único momento
en el que solo yo me dejo y me siento.
Por un momento nula es mi acción
tan solo es ese instante secreto
sin llave ni clave para detenerlo
no soy mi dueña soy desenfreno
soy lava que volcán libera y desata.
Tan solo yo vivo ese único instante
hallándome en mágica desmesura
a nadie detengo nadie me detiene.
Tras ese momento soy la misma
pero liberada, serena, razonada.
Tras ese momento, la realidad llega;
pero ese instante, todo compensa.

Rosa Mª Villalta Ballester

domingo, 4 de agosto de 2019

SENSACIONES



(imagen de la red)

Al posar mis manos piel sensible
se eriza el vello, todo es ciego;
cerrados los ojos en el universo
veo las estrellas, el firmamento.

Mas no es la piel que se turba
sino esos pechos que a la luna
ansían y son una gran tentación
pues con sentir esa dulce brisa
les provoca mucha excitación.

Y esos dedos que por ahí van
en medio de una gran fantasía
rozando cada poro de la piel
llegando al lugar tan deseado
provocando y reaccionando
dejando todo el cuerpo liberado.

Y esa calma, en medio de nada,
ese dejarse flotar, fluir, despegar,
la sensación del placer al instante
y dejar que la vida así me abrace.

Rosa Mª Villalta Ballester