Seguidores

jueves, 8 de agosto de 2019

¡ADIÓS, TRISTEZA!



(imagen de la red)

Viendo la televisión llorando
estaba ella sensible y herida
nada sentía por esa vida
que había estado soñando.
Sentía mucha ira y envidia
viendo a dos enamorados
mas su cuerpo le decía
que le hiciera mucho caso.
Cerró los ojos para dormir
mas sin abrirlos su sentir
que sus manos con decisión
tocaban sus cargados pechos
cuyos pezones le saludaron.
Sin abrir los ojos no cesó
porque sin dejar de tocarlos
parecía grande su excitación..
Se desnudó rápida completa 
le faltaba aire, fuego sobraba,
así estaba ella toda excitada.
Sin abrir ojos se puso a llorar
pero sus manos iban más allá
estremeciéndose toda ella
mientras su piel ella rozaba.
Su pubis arriba y abajo movía
parecía como que ya acabaría.
Y con sus dedos juguetones 
o dominados por su calentura
fueron delicados rozando
su ya cálida y mojada vagina
sintiendo al final ese orgasmo
que le devolvió a la realidad
pero que en estos momentos
fueron una auténtica libertad.


Rosa Mª Villalta Ballester




6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Bonita y purificante.
      Gracias Amapola. No sabes cómo aprecio tu presencia y tu comentar.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Candente danza de erotismo y sensualidad, que fuego tiene tu poema, creo que lo sientes con pasión desbordante. Amo la poesìa eròtica. Me encantò leer tu poema!
    Saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que te gustó. Y agradezco tu presencia aquí y tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Es un poema erotico con todos los ingredientes.. sin dejar indiferente al sentir ese orgasmo entre añoranza y deseo.
    Me ha encantado cielo.
    Miles de besos y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánto me alegra que sea de tu gusto! Me gusta escribir poesía erótica además de otras.
      Gracias por estar aquí y por comentar.
      Saludos.

      Eliminar