Seguidores

jueves, 22 de agosto de 2019

TESTIGO



(imagen de la red)

Con la luna acercando esos labios
y esos dedos los pezones tocando
y nuestros sexos buscándose
y la blanca luna abrazándonos
vibrando toda yo sin descanso
haciendo de la noche un suspiro
acariciando el placer sin pedirlo,
pasión que aprovecha ocasión
sentir ese orgasmo incontrolado
y la luna testigo mudo mirando.

Rosa Mª Villalta Ballester

12 comentarios:

  1. Qué apasionado tu poema, me ha encantado.

    Testigo que mira cómo arden los cuerpos amándose.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
  2. La luna tan complice siempre
    y tus versos llenos de caricias que llegan

    Un abrazo Rosa

    ResponderEliminar
  3. Tan pasional como siempre, me gusta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. La luna, dulce testigo de las pasiones humanas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, un dulce testigo.
      Gracias Amapola por estar aquí.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Creo que es la oscuridad y el deseo en la sombra lo que nos vuelca los unos en los otros, a veces sin salir de los límites de nuestro cerebro.

    ResponderEliminar
  6. La Luna siempre es testigo de los amantes, pintas una romántica escena con tus versos.

    Un beso dulce y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar