Seguidores

viernes, 11 de octubre de 2019

EL INCESANTE GRITO




(imagen de mi autoría)


¿Cómo alejar el ruido ensordecedor del miedo, de la angustia? ¿Cómo atrapar esos rayos de luz que dan energía, que provocan chispa?¡Cuánto deseo poder manejar la ira y la rabia generadas por algo que no provoco! 

En este espinoso camino por la vida, en este asumir la responsabilidad de cualquier decisión o actuación realizada, son demasiadas mis paradas, ausente de cuanto en ella acontece.
Pierdo el rumbo, la orientación, la fuerza, el deseo, hasta el pensar; me domina una fuerza incontrolable destructiva hacia mí misma. Siento estar en un laberinto sin sentido, que no lleva a nada.

Y aun así, levanto la cabeza, miro al frente y continúo. Estoy en el presente.
Caminar, caminar, continuar. No perder el rumbo del motivo por el que inicié este viaje, este asumir la responsabilidad.
Son muchas las circunstancias ajenas a mi voluntad que no soy capaz de gestionar, que me provocan desespero.

Grito al viento, a la noche, al cielo, al infinito. Grito desde el más interno fondo de mi ser, como algo que desde allá quisiera salir. Me grito y mi interior no sonríe, se asusta de esa voz que le desarma, que le provoca caos, que se asusta del instante presente y se paraliza.

Y asumiendo responsabilidad grita a ese ser que no cese en el intento. Que no hay peor herida que curar que la rebeldía a continuar. Que ya hubo demasiadas etapas de la vida cuyas heridas ya no tienen cura, pues aquellos momentos que se pierden y no se viven, no tienen vuelta atrás.

Ahora asumiendo responsabilidad tiembla, sí, es como un terremoto en el que existen movimientos intensos; y que existe un inmenso desorden, caos, miedo; y que es posible esperar, quedarse quieta; pero todo temblor acaba. Y hay que actuar tras él. De nada sirve esperar y esperar, lamentarse y no hacer nada. Poder se puede. Es fácil quejarse y nada hacer; pero las consecuencias son nefastas. 

Duele y enfurece sentir que la vida es una constante rebeldía que hay que lidiar. Y el miedo paraliza. Y la tristeza y el dolor no ayudan sino a meterse en un bucle del cual no salir.

Y es muy difícil salir del círculo vicioso, cuando se aleja la esperanza, el desorden, la inapetencia y sobre todo el deseo. Y no existe mayor mal que estancarse y más aún desear no vivir.

Y he gritado al deseo, le he clamado, le he rogado que me acompañe, que me acaricie, que me roce. Y he imaginado cómo sería una vida en el bienestar, en la serenidad.
La imagino y posiblemente la sueño; pero tras esa imaginación o sueño, la realidad vuelve a golpearme.


Rosa Mª Villalta Ballester





8 comentarios:

  1. La realidad es así, no es idílica por más que la tratemos de pintar de esa manera o más bien se nos haga creer que es así. Pero tampoco será de otra forma, por ello hay que vivirla de la mejor manera y si es necesario, buscar ayuda para encontrar esa serenidad anhelada.

    Un beso dulce y dulce semana para ti.

    ResponderEliminar
  2. Esta es la realidad y ella siempre se impone ante todo lo demás...........Es triste aceptar esta realidad pero aveces es necesaria para poder seguir viviendo....... Tus letras hoy me gritan lo que ya grite. Saludos y abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Amiga tu grito le hemos oído , ahora hay que saber como apagarlo ..mi manera es darte cariño , desde la distancia y compañía pero sobre todo , que tu con esa fuerza no te dejes vencer , que como bien has dicho la tempestad pasa y no hay mejor cosa que después de ella salir y gritar aún no has podido conmigo caminar y dejar atrás lo malo porque la vida todavía tiene mucho que ofrecerte ..
    Un abrazo con todo cariño hoy tus letras son tristes pero mañana es otro día y nunca te olvides que el sol sale para todos ..besos +++.

    ResponderEliminar
  4. Querida Rosa Mª, me parece magnífico el final de tu profunda reflexión, que amablemente nos quieres compartir, lo cual te agradezco. Bien, pues en el final he vislumbrado claramente la esencia de tu sentir y las conclusiones a las que has llegado, todas muy sensatas y ciertas, puesto que la vida nunca es fácil de vivir para la inmensa mayoría de los mortales, puesto que es un «campo de entrenamiento» donde superarnos a nosotros mismos, lo que nos genera ese miedo, dudas, fracasos y aciertos, toda una amalgama de lecciones de vida para aprender a conocernos mejor y cumplir nuestras metas venciendo todos esos obstáculos, que por regla general habitan en nuestra mente o en nuestro inconsciente. Nunca te estanques, ni desesperes, al contrario enfréntate a tus propios miedos y ya verás como todo empieza a cambiar a tu alrededor.
    Saludos y mucho ánimo!!!

    P.D. Disculpa que me haya extendido más de lo normal, pero considero que necesitas algo de orientación para liberarte de esta situación.

    ResponderEliminar
  5. Mi muy querida amiga Rosa Mª Villalta Ballester.... mismo que sea una amiga virtual!!
    Tus palabras muestran una reflexión pura, de una persona que debe tener el alma pura, de persona con mucha ternura...
    Son palabras duras de una persona que quiere cambiar el mundo para mejor.
    Hay que tener esperanza y fe.. hay que luchar mucho para que el mundo sea una lucha común de mejorar personas, naciones y el mundo.
    Tengo hecho tus palabras como mías...
    Pero no se puede desistir...la foto es hecha por una persona de mirada simples, pura y bién generosa!
    Un dulce beso desde Brasil!

    ResponderEliminar

  6. Las crisis pueden ser nuestras aliadas aun, cuando nos hagan sufrir, porque, siempre representan la oportunidad de tomar conciencia, y llevan a reflexionar acerca de los cambios que pudiéramos hacer para mejorar nuestra vida.
    Escribir para liberar el alma, es lo más acertado mientras llega la calma!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. La vida e sun ciclo en el que las malas rachas están predestinadas a aparecer en cualquier momento, pero todo pasa, todo mejora, todo llega.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Me siento identificada contigo en algunas de las vivencias que compartes aquí, la vida no siempre es fácil, sin embargo tú transmites mucha energía y entereza en tus textos.

    Seguro que consigues lo que te propones.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar